El verano y la conducción

El verano, supone para muchos conductores viajes largos en coche o moto, que deben realizar en condiciones óptimas. Factores como las altas temperaturas, deshidratación, calor, equipaje, itinerario,… hacen que sea primordial prestar atención a la planificación del viaje.

En verano se presentan características diferentes a otras épocas del año en cuanto a:

  • un aumento considerable de desplazamientos sobre todo en fines de semana
  • mayor transito en carreteras secundarias
  • circulación intensa en vías que comunican el litoral y zonas turísticas de costa con playas
  • mayor numero de ciclistas y peatones en carretera
  • más vehículos con matrícula extranjera
  • aumento de numero de actividades que utilizan la carretera para su desarrollo

El verano y ….

Las altas temperaturas

  • El calor excesivo provoca fatiga y somnolencia, y aumenta el riesgo de accidente.
  • El interior del vehículo puede estar a unos 10 o 15 grados más que la temperatura del exterior.
  • Ante una exposición prolongada al sol es recomendable esperar antes de entrar al vehículo, bajar las ventanillas y airearlo.
  • Cubrir el parabrisas con un parasol o el vehículo con una protección adecuada, ayudará a que la temperatura no sea tan alta en el interior.
  • Cuidado si en el interior del vehículo hay personas o animales esperando, cuando las temperaturas son excesivas.
  • En la temperatura interior del vehículo también influye, los ocupantes, el motor, tapicería y el tipo de ventilación que se lleve. 

La deshidratación

  • A veces no le damos suficiente importancia, pero la deshidratación de un conductor puede llevarle a cometer el doble de errores que con una correcta hidratación.
  • Disminuye la capacidad de atención y reacción ante un imprevisto, sobre todo cuando la conducción es aburrida, monótona y requiere poca atención.
  • Durante el verano las altas temperaturas, la humedad y el abuso de aire acondicionado favorecen la perdida de agua.  Es importante mantener una buena hidratación y beber líquidos sin esperar a tener sed.

La fatiga

  

  • La fatiga, es un factor de riesgo al volante. El cansancio resta reflejos.
  • Vas a conducir durante horas en la carretera hasta llegar al destino, y eso produce cansancio.
  • Antes de iniciar el viaje descansa, y no te pongas nunca en marcha después del trabajo. Duerme lo suficiente ya que el día siguiente necesitarás toda tu concentración.
  • Síntomas de fatiga son el malestar físico, parpadeos constantes, calambres, alteración de la capacidad auditiva y visual…, tu tiempo de reacción en estas circunstancias será mayor.
  • Descansa durante el viaje, cada 2 horas aproximadamente, aprovecha para hidratarte y estirar las piernas.

El itinerario

  • Lo primero es elegir destino y la ruta a seguir 
  • Haz una lista con todo lo necesario
  • Consulta antes de salir posible obras.  Comprueba recorridos alternativos -por si acaso-.  Infórmate de los posibles puntos para descansar y repostar.
  • Evita las horas de más calor, realiza el viaje a primera hora de la mañana, o a última de la tarde
  • Viaja con ropa cómoda, amplia, transpirable, que no oprima, y con un calzado adecuado, gafas de sol, …   El viaje en verano puede ser largo y caluroso, es conveniente hacer comidas ligeras
  • La revisión del coche

    • Comprueba la iluminación, sistema de refrigeración, las escobillas del limpiaparabrisas, nivel de líquido, la suspensión, los frenos, los neumáticos, no olvides también revisar la rueda de repuesto, el aceite,….  Comprobarlo, te evitará imprevistos y averías no deseadas sobre todo en vacaciones.
    • Como obligatorio recordar llevar, la documentación, chaleco reflectante, dos triángulos de emergencia, y rueda de repuesto. Recomendable caja de herramientas, botiquín, aceite, linterna y una manta, aunque estemos en verano.

    La posición

    • Una posición correcta evitará lesiones y disminuirá la reacción ante cualquier imprevisto.
    • Colocar correctamente el asiento, a la altura y distancia optima en relación al volante y regula el reposacabezas.
    • Las manos al volante a las diez y diez, esa es la postura correcta, nunca lo sujetes por debajo ni cruzando los brazos.

    El equipaje

    • Lleva todo atado, no solo los ocupantes deben ir con el cinturón abrochado, y los niños en sus respectivas sillas, también, las mascotas, maletas, bicicleta,…. Incluso cualquier pequeño objeto, – un móvil, una botella de agua, un libro, un bolso,…todo lo que viaje en el interior -, ya que cualquier objeto hasta el más pequeño, en una colisión a 60 km/h, impactaría con una fuerza de unos 10 kilos.
    • Además coloca los cinturones traseros aunque no viaje nadie en ellos, esto evitará, que en caso de choque el equipaje del maletero penetre en el interior del vehículo. 

    Las retenciones

    • Guarda la distancia de seguridad, atención a los retrovisores.
    • En las detenciones deja espacio suficiente donde veas las ruedas traseras del vehículo delantero.
    • No cambies de carril
    • No aceleres bruscamente.

    Los imprevistos

    • Un pinchazo, una avería, la carga se ha soltado, un ocupante se encuentra mal, un accidente de otro vehículo, …
    • Inmoviliza el vehículo fuera siempre de la vía (autopistas y autovías es obligatorio abandonarlas). De cualquier manera, y por cualquier situación, evita quedarte en la calzada.
    • Si los ocupantes tienen que salir, mantenlos fuera de la calzada evita atropellos e incidentes innecesarios.
    • Cualquier vehículo y usuario de la calzada debe ser informado de tu avería, utiliza las luces de emergencia y coloca los triángulos a unos 50 metros del vehículo.
    • Si se trata de un accidente, tras retirar el vehículo de la calzada, y ponerte en chaleco reacciona aplicando el protocolo PAS (Proteger, Avisar, Socorrer).  Llama a emergencias, auxilia en la medida de lo posible y evita generar nuevos peligros.

     

    Carreteras Convencionales

    En las carreteras convencionales o secundarias es preciso tener en cuenta varios factores propios de ellas, por lo que es necesario adaptar tu conducción a estas vías.

    • Incremento de bicicletas y peatones.
    • Cambios de rasante, carreteras estrechas, curvas, animales,…
    • Cuidado con los adelantamientos, velocidades, utiliza siempre aún en un tramo corto los cinturones de seguridad y resto de sistemas de protección
    •  Si eres ciclista, no olvides que el casco es obligatorio, y es conveniente y aconsejable circular con luces y prendas reflectantes por la noche.
    •  Como peatones, si caminas por vías fuera de poblado, recordar que debemos hacerlo por la izquierda y si es de noche o en condiciones meteorológicas que disminuyan la visibilidad habrá que llevar un chaleco o prenda reflectante por nuestra seguridad.