PEATONES Y CONDUCTORES

La consecuencia de la crisis sanitaria en la movilidad

La vida cotidiana como la conocíamos ha sido modificada, son numerosos  los cambios que ya se han producido en nuestras ciudades y los que todavía se están produciendo, en función de cada localidad, de sus habitantes, de los espacios a regular, y de las necesidades  de la propia localidad y de sus vecinos.

La distancia interpersonal, el distanciamiento social, se han convertido en prioridad a la hora de reorganizar las ciudades dando facilidades para peatones y ciclistas

Es importante que aun no estando las calles dispuestas mediante señalizaciones verticales u horizontales respetemos ese distanciamiento social y caminemos por la derecha para evitar encontronazos o tener que esquivar a otros peatones.

La mayoría de las ciudades españolas mediante sus Ayuntamientos están habilitando sus espacios, aceras, calzada, parques, … para poder llevar a cabo esa distancia social.  En Logroño el Ayuntamiento ha realizado una “Estrategia para la movilidad activa en Logroño Covid-19”– LOGROÑO CALLES ABIERTAS

 Ver y ser vistos

Imprescindible en todos los usuarios de la vía, pero sobre todo en los peatones y ciclistas que son los más vulnerables.  Hacerse ver con prendas reflectantes asegura que seamos vistos tanto en carretera como en paseos o caminos.

En la noche el alumbrado de los vehículos no es suficiente para ver a un peatón, es necesario hacerse ver con ropa clara, y elementos reflectantes en brazos, piernas, que reflejen la luz y desde una distancia prudencial pueda observarse al peatón o ciclista con tiempo suficiente para reducir la velocidad o modificar la conducción.

Si importante es ser vistos para evitar incidentes, igual de importante es ver, para adelantarnos a los acontecimientos.  El confinamiento nos ha dejado “secuelas”  en la visión a nivel general. Se ha hecho uso masivo de dispositivos digitales y esto nos ha facilitado poder trabajar, estudiar, hacer deporte, diversión, ….., pero también con ello se ha deteriorado nuestra visión,.

Desde la DGT  mediante sus estadísticas y según los datos de los centros ópticos y oftalmológicos, más de un 50% de la población ha notado un empeoramiento generalizado en la visión, por lo que es importante realizar revisiones periódicas.

Los problemas más frecuentes sequedad, dolores de cabeza, enrojecimiento, mal enfoque, visión borrosa, vista cansada,…, cualquiera de estos síntomas es motivo para una revisión extra.

 

Los conductores también son peatones

Peatones y conductores, compartimos espacio público.  Es esencial respetarnos unos a otros. El peatón, debe tener claro por donde debe caminar.  Es el más vulnerable, razón por la que se requiere toda la atención por parte del conductor. El problema más grave es cuando el peatón o el conductor, desconoce o desatiende las normas de circulación

Irrumpir de forma inadecuada en una calzada, cruzando por un lugar no habilitado, por llegar antes o por no ir hasta la zona señalizada, es una situación cotidiana, y no somos consciente del peligro que puede suponer.

 

Son motivo principal de situaciones de peligro que pueden acabar en atropello

  • Peatones y conductores distraídos. 
  • Peatones y conductores, que no prestan atención a la circulación.

Esta falta de atención casi siempre acompañada del uso de dispositivos electrónicos, móviles, reproductores de música, agendas electrónicas,…, todo esto hace que instantáneamente te olvides del entorno que te rodea, de forma que aumentes la posibilidad de atropello o colisión.

Todos los días cruzamos calles, es algo habitual y cotidiano. Todos los días se suceden atropellos, aún cruzando por el lugar apropiado.  Y es que, no sólo hay que cruzar por el lugar señalizado, también hay que mirar y comprobar que el vehículo o vehículos que se acercan nos han visto y tienen intención de frenar.  En caso contrario ni corras ni dudes a la hora de cruzar, ¡¡¡ ESPERA !!!.

No más atropellos

Hay comportamientos graves, que deberíamos modificar para evitar sufrir un atropello.

Cruzar una vía o irrumpir en ella por donde no está habilitado, sin utilizar los pasos de peatones adecuados son imprudencias habituales.

Peatones y conductores, estamos obligados a modificar esos comportamientos.

Los peatones debemos:

  • Caminar por la calle, sin distraernos. No es conveniente caminar con auriculares y volumen alto, es imprescindible oír lo que sucede a nuestro alrededor. Tampoco podemos ir leyendo mensajes, vídeos, whatshapp, porque no vemos donde pisamos. Por supuesto nunca debemos cruzar, ni por un espacio marcado, mientras vamos utilizando el móvil o mirando la pantalla del Smartphone.
  • Hay que caminar por las aceras, nunca por la calzada, salvo en calles peatonales, y con cuidado por si pudieran acceder vehículos.
  • No cruzar la calle por lugares no habilitados, hacerlo siempre por un paso semafórico o paso de peatones, con la consiguiente comprobación de la carretera, hay que mirar siempre, aunque nos toque pasar o tengamos preferencia, a izquierda, derecha y a izquierda otra vez, ¡¡¡ ASEGÚRATE BIEN ANTES DE CRUZAR !!!. Hay que cruzar con decisión, sin detenerse, y sin correr, en linea recta y sin movimientos bruscos que no sean previsibles para los conductores. No se debe cruzar por detrás de un vehículo, o entre coches u obstáculos que dificulten la visibilidad al conductor.
  • Una mirada vale más que mil palabras, no hay que dejar de vigilar a los vehículos que se acercan. Los niños siempre acompañados y de la mano.
  • Cuidado con las condiciones meteorológicas, los conductores en estas circunstancias tienen menor visibilidad y la distancia de frenado aumenta.
  • Si hay que caminar por carretera o camino fuera de poblado, tenemos que llevar una prenda reflectante para que nos vean, y caminaremos por el lado izquierdo, y en caso de tener que salir del vehículo, por avería o cualquier otro motivo, no olvidemos el chaleco reflectante.
  • Abrir las puertas del vehículo al detenerse por completo, y bajar habiendo comprobado que no hay peligro. 

Los conductores debemos:

  • Estar siempre alerta sobre todo al circular por casco urbano, cualquier peatón puede acceder por un lugar inadecuado. Máxima atención y cautela ante peatones que transiten hablando por móvil, la falta de atención puede llevarles irrumpir en la calzada.
  • Reducir la velocidad, sobre todo en barrios residenciales, cerca de colegios, pasos de peatones, calles peatonales, semáforos, cruces, salida de garajes, al aproximarse a un autobús parado, …
  • Respetar la velocidad máxima, es primordial, para poder frenar sin llegar a colisionar o a que se produzca atropello. Comprobar en las maniobras de marcha atrás, que ningún peatón intente cruzar por detrás del vehículo.
  • No estacionar sobre la acera, ni en lugares propios de peatones.
  • No hacer señales para que los peatones crucen la calzada.
  • Prestar atención al vehículo situado delante, si se detiene es probable que baje un peatón.
  • Precaución en verano, hay más transeúntes despreocupados, bicicletas, motos,…..
  • Cuidado con condiciones meteorológicas adversas, lluvia, nieve, deslumbramientos por el sol,…
  • Es preciso, siempre un buen mantenimiento del vehículo, para poder reaccionar en cualquier momento, neumáticos con buen agarre, frenos, parabrisas limpio y sin impactos,…

Es necesario tomar medidas, modificar comportamientos, tanto cuando somos peatones, como cuando somos conductores, está en nuestra mano, intentar evitar un atropello, respetemos todos las normas de Seguridad Vial, seamos respetuosos, con nosotros y con el resto. Las imprudencias tienen consecuencias, y las estadísticas hablan, hay un numero de atropellos importante, la comunidad de La Rioja, ha sido, entre otras, una de la que más atropellos registró en una estadísticas reciente.