Conducción en invierno

Conducir en invierno

La conducción en invierno se complica con la climatología adversa.  Las bajas temperaturas, la lluvia, la niebla, el hielo, la nieve,… van a ser elementos que a diario nos vamos a encontrar en nuestras carreteras. Un buen mantenimiento del vehículo hará que la climatología adversa sea más llevadera.

Aunque el hielo o la nieve puede estar en cualquier lugar, hay que prestar especial atención en: zonas con sombra, arcenes, zonas menos transitadas de la carretera, interior de  curvas, … y sobre todo al amanecer.

Durante la conducción

 Adapta la conducción en invierno, a las condiciones de la carretera. Pon especial atención en ella.  No aceleres ni frenes bruscamente.  Guarda una distancia de seguridad superior a la habitual.  Reduce la velocidad.   Pon las cadenas si hay nieve y quítalas en cuanto pases el tramo nevado.  Levanta los limpiaparabrisas cuando pares y no fuerces demasiado el freno de mano (se puede congelar), es conveniente meter una marcha.

Realiza una puesta a punto completa

Para evitar imprevistos, durante la conducción en invierno, prepara tu coche. Comprueba que lleves un chaleco reflectante, los triángulos, un juego de luces, y la rueda de repuesto o un sistema alternativo que ofrezca garantías para la movilidad del vehículo, además es aconsejable y necesario en muchas ocasiones aunque no sea obligatorio, una linterna y pilas, cadenas, agua, una manta, guantes, batería para el teléfono móvil, botiquín de primeros auxilios, y no te olvides de llenar el depósito.

  • Los neumáticos: Fundamental su revisión,la presión y el dibujo de las gomas. Si está desgastado y ha llovido existe la posibilidad de hacer aquaplaning. Utiliza unos neumáticos adecuados para mayor agarre si habitualmente circulas en zonas donde el agua, el hielo o la nieve sean habituales. Cuidado en invierno si circulas con neumáticos gastados, evítalo.
  • Las cadenas: Otro elemento esencial durante el invierno. No salgas sin ellas sobre todo si se realiza un viaje largo, no sabes lo que te puedes encontrar. Intenta colocarlas antes del viaje, asegúrate de que sabes colocarlas y de que sean las adecuadas para tus neumáticos.
  • El líquido anticongelante: Vital para el circuito de refrigeración. Puede congelarse y no podrás arrancar.
  • La batería: Sobre todo si el vehículo tiene unos años. Comprueba su nivel de carga y revisa que los bornes estén limpios. Lleva las pinzas, son recomendables todo el año, pero en invierno, con más motivo, el frío descarga las baterías.
  • Los limpiaparabrisas: Son primordiales para una buena visibilidad. Cámbialos si hacen ruido o dejan restos. Rellena el depósito del lavaparabrisas.
  • Las luces: Indispensables, en invierno anochece en seguida y con lluvia o niebla, la visibilidad disminuye notoriamente.

Otras recomendaciones en la conducción en invierno

En la conducción en invierno, no dejes de revisar el aceite del motor, por si necesita un cambio, los cables y bujías,así como toda la mecánica de tu coche, los amortiguadores, el sistema de frenado, la calefacción, aire acondicionado, lunetas térmicas, alternador y correa del circuito eléctrico.

Además es importante tener en cuenta que hacer y que no hacer en caso de hielo en el limpiabarabrisas:

  • Nunca eches agua caliente, el cambio de temperatura rompería la luna, tampoco la sal es buen sistema, no descongela y puede dañar el cristal, tampoco es conveniente echar agua y darle a los limpias, podemos estropear las escobillas y el motor del limpiaparabrisas.
  • Lo que sí es conveniente en estos casos, es utilizar un producto adecuado para descongelar, verter alcohol, es buena idea si no tiene mucho hielo, sino habrá que rasparlo con una rasqueta de plástico, también vale la caja de un CD o una tarjeta, cualquier objeto que no dañe el cristal, o conectar la calefacción y dirigir el aire caliente al parabrisas.