Alcoholemia

Alcoholemia

Ni el alcohol ni las drogas son compatibles con el conductor, con el peatón, ni con la seguridad en general. Pero al volante se triplica el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, por eso si vas a conducir “cero alcohol y drogas”

El alcohol tarda en desaparecer de la sangre, es un proceso muy lento.

Para que el alcohol desaparezca por completo tienen que pasar horas desde la última ingesta.

Efectos de las drogas

Está prohibido circular bajo los efectos del alcohol o de drogas, esto afecta directamente a la conducción.

Los síntomas son más que sabidos, excitación, falta de reflejos, aumento del tiempo de reacción, visión doble, disminuye el campo visual y aparece visión túnel, desorientación en el cálculo de distancias o velocidades, pérdida de la audición, además de apreciar deslumbramientos y tener movimiento torpes, sensación de control, se circula con un estado de sedación, y deficiente orientación, …. podríamos seguir con otros muchos más efectos, y es que la conducción en este estado es lo único que produce, síntomas que están muy lejos de ser beneficiosos para la salud y para la seguridad de todos.

Cualquier conductor o peatón está obligado a realizar la prueba de alcoholemia si los agentes lo requieren.

Sanciones

  • Vía Administrativa 

La denuncia por alcohol y drogas puede llegar a los 1000€ con la detracción de 6 puntos del carné de conducir.

  • Vía Penal 

Si la tasa en aire espirado es superior a 0,60 mg/l o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gr/l será considerado delito.

 

A veces surge la duda de porqué habiendo bebido lo mismo, nos da diferente tasas.

Son condicionantes  muchos elementos tales como la bebida que se haya tomado, la cantidad, haber comido o no antes de la ingesta, el sexo de las personas ( las mujeres pueden presentar tasas de alcoholemia más altas con la misma cantidad de bebida), la edad, si sufres alguna enfermedad o tomas algún medicamento, …

¿Se puede engañar al etilometro?

Los agentes de la autoridad, tienen mucha experiencia y muchos conductores a sus espaldas, así como comentarios y justificaciones que se dan en los controles de alcoholemia para no dar positivo. Pero nadie puede engañar al etilometro.

Muchos recurren a lo más típico que siempre se oye a pie de calle:

– Masticar granos de café, chicles menta, monedas, …. (que cambie el aliento no significa que modifique el contenido de alcohol expulsado en el aire)

  • Beber mucha agua, o aceite, … (por la misma razón el agua no baja la tasa de alcohol)
  • Hacer flexiones, correr, … (será indiferente, el alcohol tarda horas en desaparecer en sangre)
  • Enguague bucal ( es un arma de doble filo. Si su uso es reciente, incluso sin haber bebido por su contenido en alcohol, el alcoholimetro puede detectar como positivo)
  • Comer (una vez consumido, ingerir alimentos no reducirá la tasa de alcoholemia
Ninguna de ellas está demostrado que reduzca la tasa de alcoholemia.

TASA O

España no se encuentra entre los primeros países de Europa en consumo de alcohol. Lituania, Bélgica, Austria, Bulgaria, Francia Luxemburgo, Alemania, Irlanda, Polonia, y Reino Unido, están por delante, eso no quiere decir que en nuestro país el consumo sea bajo, o no se pongan denuncias por alcoholemia, hay un registro muy algo de denuncias, sobre todo llegando el fin de semana o en época estival cuando el consumo crece, ante estas circunstancias lo que hace la DGT es controlar las carreteras de forma más exhaustiva.

No todos los países aplican el mismo límite, en España la tasa es de 0,3 g/l para  noveles y profesionales y 0,5 g/l para el resto.

El Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte considera que todos los países debieran adoptar una tasa cero, hasta un máximo de 0,2 g/l., normativa que ya cumplen República Checa, Hungría, Rumanía Eslovaquia, Estonia, Polonia, Suecia, Noruega y  Servia, según la información de la DGT.